¿Viral de virus?

1.450.000.000 y contando. Parece –cada vez que veo lanzamientos– que el fin de lanzar sencillos en ciertos géneros musicales es simplemente tener millones de reproducciones para monetizar y, por derecha, llegarle al público en el mundo entero, suena genial, pero acentúa la delgada línea entre arte y, como no me gusta que le llamen: humo. Hago la aclaración de lo último porque deseo respetar la labor de aquellos que han logrado obtener un sinnúmero de reproducciones en plataformas digitales como parte de una estrategia en la que un artista comunica un mensaje a través de un arte que escogió como profesión. Pero la pregunta que me hago es: ¿todos los artistas quieren lo mismo?
La tendencia entre artistas –no todos por supuesto– es buscar agencias o personas que les aseguren reproducciones, likes, vistas o, en resumen, dinero. Claro que a muchos les interesa la idea de llegar al corazón o alma del público, pero eso es tema de otra columna de opinión o, si no le parece, de la conclusión de esta.

El punto de esta crítica, porque sí es una crítica, es enfatizar en las razones por las que una canción escala posiciones, números y valores para entrar en los libros de la historia musical como un aporte cultural a un arte que tiene una faceta de “profesión”, de “hobby” o como muchos quisieran: “proyecto de vida”.

Tengo pegada la canción ‘Despacito’, ¿sufre usted de lo mismo que yo? No lo diré de forma peyorativa porque me gusta vivir la industria respetando todas las propuestas por más que no se encuentren en mis preferencias a reproducir, pero sí sé que la canción no se nos pega a muchos porque sea precisamente, y valga la redundancia, “pegajosa”. Existen en las bibliotecas digitales fenómenos mediáticos como ‘Gangnam Style’ de PSY, ‘Sorry’ de Bieber o ‘Shake It Off’ de Taylor Swift, canciones con más de dos mil millones de reproducciones para artistas con millones de seguidores alrededor del mundo, estas “viralizaciones” suceden con la integración de audiencias construidas a través de redes sociales y medios de comunicación. No es algo nuevo, pero hasta hace relativamente poco se alimentan del público local.
La cultura latinoamericana se va abriendo campo en la industria musical mundial y los ojos de todos estos públicos esparcidos alrededor de nuestro planeta –aún no sé si los habitantes de otros mundos ya escuchan Maluma o Ñejo y Dálmata– van poniendo cada vez más atención a lo que sucede por estas latitudes. En un mundo globalizado en donde la información y el sonido están al alcance de la mano, o del oído, es ya una parte de la crianza entender lo que conocemos como un proceso de viralización, pero veo que se convierte en un fin más importante que la calidad de la obra, el proceso natural de una composición y lo idílico que resulta ver cómo una canción que consideramos buena se convierte en un clásico del catálogo histórico.

Debí empezar con que la música debe ser subjetiva, eso me gusta creer, y en ese orden de ideas esta opinión pierde validez a la hora de ser un argumento en contra de la viralización de sencillos que considero meras estrategias de mercadeo para conseguir dinero. Y el problema no es ese precisamente, el problema son los espacios y oportunidades para otras obras mucho más conscientes, mejor compuestas y derivadas de emociones puras que usan melodías especiales y elaboradas armonías como una forma de desahogo artístico. El problema es también lo irrespetuoso e invasivo que se tornan los alcances de estas campañas para que ‘Despacito’, la obra poética ‘Cuatro Babys’ o la genialidad lingüística ‘Ay Vamos’ lleguen a TODOS los públicos sin filtro, sin preguntar, sin besos y sin vaselina.

Al ser la música una experiencia subjetiva, todo el material que se haga bajo los parámetros establecidos que definen una canción como canción estarían bien y entramos a un tema polémico que salda los debates como ‘cuestión de gustos’, pero en realidad ¿qué está bien y qué está mal en la música? No responderé eso porque no lo sé, pero sé qué me gusta y qué no. Al igual que quienes lean esto, tengo unos gustos particulares y me abandero orgulloso diciendo que me gusta toda la música, falso, pero sí trato de respetar todos los géneros. Acá aclaro que respeto los géneros urbanos y de hecho soy producto de la mezcolanza que nos dejan tantas influencias que permean un territorio como Colombia, pero a la hora de esos “gustos personales” mis listas no tendrán entre sus filas a artistas que salen en los primeros lugares de reproducciones de las principales plataformas; no quiere decir que no los consuma, porque mi crítica va a que me obligan a consumirlos.

No son solo los artistas, hay equipos enteros detrás de las estrategias planteadas y ejecutadas para que un trabajo discográfico tenga un gran éxito a nivel comercial, pero cuando vemos que las prioridades están en el alcance y no en la calidad del producto, me pregunto si las herramientas tecnológicas modernas y los paradigmas sociales vigentes del medio nos están cegando a la hora de hacer eso que todos profesamos y defendemos: ¡buena música!
No hay duda de que las producciones de música comercial tanto popular como alternativa son en su mayoría impecables y tienen en sus créditos grandes nombres de la industria, pero ¿hasta dónde tiene que ver el artista en la estrategia de difusión de su obra? ¿cuáles son las prioridades de algunos medios de comunicación a la hora de abrir espacios para artistas? ¿cuáles son las herramientas disponibles para que dichas obras puedan ser difundidas a públicos concretos y objetivos? Las respuestas a estas preguntas desbordan las redes y las rutinas de quienes trabajamos en la industria musical. No consiero que sean únicas sino que al igual que cada persona es diferente, cada proyecto debe ser abordado como tal.
En estos días leía una opinión sobre la cantidad de “jefes de prensa” que han surgido debido al crecimiento de la industria en nuestro país. Si cada vez hay más personas buscando espacios o ventanas en la industria musical local, es índice de que la industria está creciendo y la oferta musical se ha incrementado de manera exponencial en los últimos años. Por otro lado –sin que sea malo– también se puede ver que por el “rebusque” y la diversidad de competencias educativas que desarrollan los diferentes profesionales hoy en día en carreras afines, estos campos de acción presentan oportunidaes importantes tanto para artistas como para sus equipos.
Sobre este tema también hay una pregunta: ¿las personas que trabajamos del lado mediático o corporativo de la industria buscamos posicionar artistas o temas conscientes y creyentes de un producto? No se puede decir que sí en todos los casos, pero es el fin. El proceso musical también incluye la experiencia del público con la obra, pero si el fin de esta experiencia es un número y no la retroalimentación artística como tal, creo que el ejercicio no se está haciendo de manera ética.

Andrés Cepeda expresó en estos días cierta preocupación por la creciente tendencia de sus colegas por volcarse a los géneros urbanos con la intención de lograr la atención del público y trascender. “Hay personas que escogemos expresiones y nos comprometemos con ellas, lo cual agradece el público”, argumentó Cepeda. “Cuando pase la moda (…) el público que habías ganado probablemente no te tenga el respeto de antes”. Quisiera pensar que la experiencia artística es una expresión de respeto y admiración por la obra de otro. El consumo en este ámbito se convierte en esa retroalimentación que conlleva el éxito de un producto musical.

En días pasados Silvestre Dangond pidió disculpas asegurando que en el próximo disco hará un par de canciones internacionales, que le exige la disquera, y el resto se lo va a “mamar haciendo lo que quiera”. “Si usted no aprueba el éxito de los demás, no espere que aprueben el suyo…”, dijo el guajiro en respuesta a las críticas de sus seguidores por el contenido de su último trabajo discográfico. De cualquier manera, considero que los artistas deben incursionar en diversos géneros, no necesariamente a nivel comercial, sino como parte de su aprendizaje y enriquecimiento de su repertorio. Pero no defiendo cambiar de género por tendencia. Es muy difícil ser purista o incluso “original” en una “industria” de más de un siglo y en un mundo de más de 7.000 millones de personas. Pero sí considero que “la música es sinónimo de libertad, de tocar lo que quieras y como quieras, siempre que sea bueno y tenga pasión, que la música sea el alimento del amor”, según lo aseguró Kurt Cobain hace poco más de dos décadas.

El ejercicio comunicativo desarrollado en la música debe ser consciente si se busca una obra de calidad. Si es una simple estrategia de posicionamiento que no considera la parte emocional, histórica, social y todos los impactos que puede llegar a tener en la educación, en el futuro, y en esos ideales musicales colectivos, el daño que se le está haciendo a la industria es incalculable. Me tranquiliza pensar que al igual que muchas cosas en la vida, los géneros también pueden ser etapas, a como dicen mil canciones: “todo tiene su final”. Lo que sí me preocupa es que el dinero y las reglas están dispuestos para que la industria siga sufriendo atropellos y los emergentes ni siquiera merezcan ser nombrados. Los espacios existen, el dinero se consigue, las estrategias se inventan, los artistas se forman, pero ¿cuáles son esos modelos a seguir? ¿serán incluso necesarios modelos? (tal vez no, ya opiné que la música es subjetiva). Pero precisamente, ¿si es subjetiva por qué todos quieren lo mismo y me siguen poniendo una y otra vez lo que no he pedido escuchar? ¿apago y me voy? La alienación no es la alternativa en un mundo de información con tanto alcance, pero sí debemos aprender a usar las herramientas que tenemos a la mano –y desarrollar más, por supuesto– para que exista equidad y criterio a la hora de difundir algo tan humano como lo es la música.

La música es una herramienta de expresión, es un lenguaje en sí y, como aseguran los libros que dijo una vez Ludwig Van Beethoven –no, no es un cantante de géneros urbanos y sus composiciones no tienen que ver en la reflexión musical más que por la expresión que cito (para que no me salten porque no estoy comparando géneros tan distintos)–: “La música constituye una revelación más alta que ninguna filosofía”. La música, el artista, los equipos de trabajo, los medios de comunicación, el público y todos quienes hacen parte de este mundo merecen respeto y este arte es un derecho. Yo trato de respetar lo que otros quieren oír y lo que otros consideran “buena música”, de eso se trata ¿no? De que la música es un lugar al que uno llega, un refugio, una forma de contar lo que sucede en la cabeza y el corazón de quien crea, no una pauta publicitaria o una cifra traducida a pesos.

Lukas Tenjo
@lukastenjo
lukastenjo@gmail.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *